Blog de artículos

Algunos de los artículos que Barton Consultants publica en medios de referencia.

Los empresarios de éxito suelen tener un denominador común: toman decisiones valientes.

Cuando los clientes se atreven a internacionalizarse puede ser oportuno reflexionar sobre si nuestro despacho también puede ser capaz de hacerlo. Por miedo (en general, no reconocido) la mayoría de socios de despachos presentan excusas (de inversión, de tiempo, de oportunidad, etc.) para no internacionalizarse o prestar servicios internacionales. En definitiva, pierden oportunidades por no atreverse, desde la reflexión, el cálculo estratégico y la preparación, a dar el paso.

La mayoría de empresas son competentes. Hacen bien lo que hacen. No obstante, pocas empresas son realmente competitivas si por ello entendemos ser una referencia en el mercado y proporcionar beneficios.

Pensar es una exigencia. Muchos profesionales piensan que el talento intelectual es lo esencial para hacernos un espacio de referencia en el mundo de los negocios. La realidad desmiente esa creencia. Dos ejemplos:

  1. En política no llega a líder quien tiene más talento intelectual, sino quien conoce mejor cómo funciona el poder.
  2. Hay multitud de empresas o profesionales que tienen talento intelectual, que son competentes, pero eso no quiere decir que sean competitivas, una referencia en el mercado. De hecho, la mayoría de profesionales son competentes pero no son competitivos.

Como todo en la vida, la carrera profesional también se suele medir en tiempo y edad. “No se tienen ni las mismas perspectivas ni ilusiones al principio de la carrera, a la mitad o al final”, se acostumbra a decir.

Uno de los aspectos clave en un plan estratégico de marketing es la calidad del servicio. Es decir, sin un servicio de calidad no hay estrategia que valga, puesto que es precisamente este aspecto sobre el cual se basa la decisión del cliente.

Las empresas se plantean internacionalizarse para diversificar su riesgo y crearse y aprovechar oportunidades en otros países, por ejemplo en las principales economías y los mercados emergentes.

La venta es el motor del mundo de los negocios. Las empresas líderes en los diferentes sectores de la economía son las que saben vender mejor, con beneficios, y saben fidelizar a corto, medio y largo plazos a los consumidores o clientes.

Cuando pensamos en nuestros amigos, familiares o en nosotros mismos, muchas veces nos preguntamos por el éxito de algunas personas en su profesión.